Saltar al contenido

¿Cómo ha cambiado la percepción de los tatuajes con el tiempo?

¿Cómo ha cambiado la percepción de los tatuajes con el tiempo?

Desde la antigüedad, las personas han adornado sus cuerpos con diversos adornos, patrones y símbolos. Al igual que los dibujos rupestres, los tatuajes surgieron hace miles de años. Actualmente, la práctica está bastante extendida en todo el mundo. Sin embargo, es digno de mención que este fenómeno se originó por separado en cada uno de los cinco continentes. Sus habitantes no tuvieron la oportunidad de contactarse entre sí y, por lo tanto, no pudieron compartir sus habilidades y conocimientos. De ahí se deduce que el deseo de decorar el propio cuerpo es universal para todos los seres humanos, independientemente de su raza y edad.

Durante mucho tiempo, la iglesia cristiana en Europa había considerado los tatuajes como símbolos paganos y castigó a sus portadores con la mayor severidad. De hecho, el castigo fue tan radical que los europeos tuvieron que olvidarse de los tatuajes hasta el siglo XVIII cuando la influencia de la iglesia disminuyó. Si desea saber más sobre el tema, puede comprar un ensayo en línea y obtener información valiosa sobre la historia y la práctica del tatuaje.

Nueva era de tatuajes

Un nuevo hito en la historia de los tatuajes llegó gracias a sus admiradores más ávidos: los marineros. En 1773, la palabra “tatuaje” fue introducida en el idioma inglés por el destacado viajero inglés James Cook, quien regresaba de una expedición a la isla de Tahití (Polinesia). El famoso capitán trajo consigo a un nativo de Polinesia llamado Omaio. Su cuerpo estaba cubierto de complejos diseños de tatuajes y se convirtió en una verdadera curiosidad para los europeos. Su participación en ferias y representaciones de circo a gran escala emocionó mucho al público.

Durante la aparición de las haciendas en Europa occidental, los tatuajes se usaban a menudo para indicar el tipo de actividad en la que participaban sus portadores (por ejemplo, herreros, tejedores, molineros y muchos otros artesanos). Sin embargo, fueron los marineros los principales fanáticos de los tatuajes. Siendo supersticiosos, querían que los dibujos que cubrían sus cuerpos los protegieran durante las tormentas y alejaran a los espíritus malignos. Los marineros también viajaron de un continente a otro, contribuyendo así al intercambio de conocimientos y habilidades entre los tatuadores.

Avance del tatuaje

En 1891, un estadounidense llamado Samuel O’Reilly inventó la máquina eléctrica para tatuar. Provocó una auténtica revolución en la fabricación de tatuajes. La máquina simplificó y aceleró enormemente el proceso de tatuaje, lo que permitió a los artistas del tatuaje crear dibujos realmente sofisticados. Sorprendentemente, el nuevo invento rara vez se usó y la mayoría de los tatuajes se pincharon a mano.

Después de ser prohibidos por la iglesia, los salones de tatuajes reabrieron en toda Europa y la gente comenzó a decorar sus cuerpos con adornos y símbolos nuevamente. Sin embargo, el interés por los tatuajes comenzó a desvanecerse gradualmente debido a la falta de herramientas profesionales y nuevas ideas. La elección de imágenes de tatuajes era muy limitada, y todo se reducía a formas y patrones simples que se adaptaban solo a un pequeño segmento de la población.

Tatuaje Renacimiento

Un verdadero boom de los tatuajes comenzó después de la Segunda Guerra Mundial. En ese entonces, la televisión y la radio comenzaron a promover diferentes formas de autoexpresión. La era hippie con su amor por la libertad, la música y la vida estaba a punto de comenzar. En ese momento, los artistas del tatuaje habían perfeccionado sus habilidades hasta tal punto que pudieron crear verdaderas obras maestras. Lyle Tuttle, Don Ed Hardy y Cliff Raven de California se hicieron un nombre al hacer tatuajes realmente innovadores.

En Europa, los tatuajes se consideraron adecuados solo para representantes de clase baja y alta. También eran populares entre los soldados, marineros y presos, pero no estaban tan de moda entre los representantes de la clase media. En 1969, la Cámara de los Lores de Gran Bretaña discutió un proyecto de ley que prohíbe los tatuajes de menores. En aquel entonces, alrededor del 40 por ciento de los delincuentes jóvenes tenían tatuajes específicos, muchos de los cuales se usaban con fines de autoidentificación.

El arte del tatuaje se hizo muy popular a principios de la década de 1970. Para muchos jóvenes estadounidenses, los tatuajes tenían un significado especial: ya no eran una forma de protesta social sino una forma aceptable de autoexpresión. La segunda generación de tatuadores, como Bob Roberts, Jack Rudy y Jamie Summers, continuó defendiendo las tradiciones del adorno cutáneo. Desde la década de 1970, los tatuajes también se han convertido en una parte importante del mundo de la moda contemporánea.

En 1988, Arnold Rubin creó una colección dedicada a la historia del tatuaje y la llamó Marcas de civilización. Según él, los cambios artísticos, tecnológicos y sociales de finales del siglo XX afectaron en gran medida la percepción de los tatuajes. Los portadores de tatuajes de las clases media y alta se cubrieron el cuerpo con tatuajes para demostrar su protesta contra los valores tradicionales. Ya no querían dibujos simples y optaron por tatuajes de cuerpo completo, al igual que lo hacen en Polinesia y Japón. El desarrollo de la cultura del tatuaje condujo a la aparición de nuevos artistas, muchos de los cuales poseían habilidades técnicas y artísticas específicas.

Tatuaje en nuestro tiempo

Los investigadores estadounidenses llamaron a los tatuajes una marca de identificación de los millennials. Los tatuajes ya no están asociados con el misterio y son una forma de enfatizar la personalidad de sus portadores. Las máquinas de tatuar se perfeccionan constantemente, lo que provoca un resurgimiento de la popularidad de los tatuajes en muchos países del mundo, especialmente en Europa, Japón, América del Norte y del Sur. Además, muchas celebridades y estrellas de cine están haciendo que los tatuajes estén más de moda al cubrir sus cuerpos con ellos.

Ha habido un cambio fundamental en la forma en que se perciben los tatuajes en la sociedad moderna. Ya no son un símbolo de protesta, ni significan pertenecer al inframundo. Se descubrió que los tatuajes pueden enviar mensajes específicos, lo que hace que los hombres perciban erróneamente a las chicas con tatuajes como más activas sexualmente.

En muchos países, las mujeres que desean hacerse un tatuaje superan con creces a los hombres. En 2013, Theresa Vail se convirtió en la primera participante del certamen de Miss América en demostrar un tatuaje durante la competencia de trajes de baño. Recientemente, se han presentado varias demandas en los EE. UU. Con respecto a los tatuajes como un tipo de arte con derechos de autor. Sin embargo, se resolvieron extrajudicialmente o se encuentran actualmente bajo investigación. Por lo tanto, aún no existe un precedente judicial relacionado con este tema.

En resumen, el tatuaje ha dejado de ser un fenómeno subcultural y se ha convertido en parte de la cultura dominante. Al mismo tiempo, sigue teniendo un significado particular. Muchos jóvenes tienden a capturar algunos eventos importantes de sus vidas con su ayuda. Hoy es imposible sorprender a alguien con tatuajes. De hecho, los tatuajes ya no se utilizan como marca distintiva. Lo importante es que tal intervención corporal no causa ningún problema relacionado con la salud.

Tambien te puede interesar: